sábado, 27 de febrero de 2010

Millenium, de Stieg Larsson

Norberto Zuretti

Este sueco ya es muy reconocido. Creo que en ficción nada más escribió estas tres novela, más de dos mil páginas. ¿Envidiable, no? Murió antes de que se publique el primer libro. Que resultó el libro más leído en ese tan poco tiempo en Suecia.

El ambiente, Suecia, actual.

El argumento, la historia se va narrando por planos diferentes.

En uno, está el periodista de una revista llamada Millenium, que acaba de perder un juicio por difamación, que le gana un poderoso empresario. Su editorial peligra. Un millonario le ofrece un contrato, para que durante un año investigue un episodio siniestro que ocurriera treinta años atrás en el seno de su familia.

Por el otro, hay una joven de unos veinticinco años, que se encuentra bajo tutela jurídica debido a su mal comportamiento social. El abogado que ejerce su tutoría abusa de ella. Primero parece una mina de muy pocas luces o débil mental, pero se va transformando. Probablemente ella me resulte el personaje más logrado, a pesar del abuso de ciertas referencias.

Y claro, es previsible, las historias se cruzan, se ensamblan, se abren y se expanden.

Todo esto se percibe antes de finalizar el primer volumen, Los hombres que no amaban a las mujeres.

Vuelve a abrirse todavía más en La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina. Estas aperturas no son forzadas, se aceptan dentro de la lógica que plantea la novela. Son totalmente creíbles.

En general, tengo que aclarar que –al menos en el sentido de si me agrega algo- no me gustan.

Pecan de los mismos recursos que los thriller fílmicos o literarios de los yanquis. El respeto a ciertas reglas que garanticen alguna atracción. Por el ritmo, por el armado.

A pesar de todo, no puedo negar que es eficaz en lo que se propone, atrapar al lector.

Una vez comencé a leer, no podía dejarla. Siento que te envuelve un ritmo atrapante, que sugiere y que luego el mismo desarrollo confirma o rechaza, y al saltar de un plano narrativo a otro siguen apareciendo datos que van conformando la historia.

Acabo de ver la película que se filmó sobre el primer libro. No me gustó para nada, no se comprende la historia tal como la muestran, como si hubieran tomado en consideración nada más unas trescientas páginas de la novela, y despreciado las otras cuatrocientas.